Desestimada una demanda de reclamación de 30.000 Euros presentada por el Centro Comercial Espai Gironés contra unas arrendatarias que habían abandonado el local desde hacía más de un año.

El Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Girona ha dictado una sentencia desestimando una demanda interpuesta por la propietaria del Centro Comercial Espai Gironés de Salt,

“Commerz Real Investmentgesellschaft mbH Sucursal en España”  contra las arrendatarias que ya habían desalojado su local comercial desde hacía más de un año.

A pesar de haber devuelto la posesión del local con la entrega de llaves por medio de notario, el Centro Comercial instó a sus servicios jurídicos a reclamar las rentas que a tenor del Centro se le debían hasta la finalización del periodo de cinco años establecido en el contrato de arrendamiento, puesto que no reconocía que el contrato hubiera quedado resuelto en el mes de Enero de 2010 cuando así se lo comunicaron de manera fehaciente las arrendatarias.

Así pues, el juicio se celebró el pasado día 11 de Enero de 2011, en el marco del cual el abogado del Centro Comercial pretendía que se condenara a las arrendatarias a pagar todo el alquiler desde el mes de Diciembre de 2009 hasta la finalización del contratoen total más de 30.000 Euros en concepto de rentas. La abogada de las demandadas, sra. Núria Angulo Roig, se opuso a la petición del Centro Comercial alegando que no se podían reclamar las rentas del año 2010 toda vez que las arrendatarias habían entregado las llaves del local el mes de Enero de 2010 por medio de notario y burofax.

El gerente del Centro, entrando en contradicciones en su discurso, en un primer momento en el acto de juicio negó haber recibido esa notificación pero posteriormente admitió haber tenido conocimiento de la entrega de llaves. Este hecho hizo decidir a la juez a dar la razón a las arrendatarias toda vez que ha considerado demostrado que el contrato había quedado resuelto desde la entrega de la posesión en el mes de Enero de 2010, y que por tanto no se les podía reclamar a las arrendatarias ninguna renta posterior a aquella fecha.

Trascendencia jurídica de la sentencia:

Es evidente que esta sentencia tiene trascendencia jurídica más allá de este caso ya que pueden verse beneficiados por la misma y ampararse en este criterio judicial todos aquellos comerciantes obligados por contratos con una duración definida que no deseen cumplir con todo el periodo del contrato pactado siempre y que exista una causa justificada.

En el presente caso las arrendatarias habían alegado que el local presentaba diversas deficiencias que provocaron que el local no pudiese seguir siendo destinado a la finalidad para la que se había alquilado. Este hecho no pudo discutirse en la vista puesto que el Centro Comercial había interpuesto una reclamación por desahucio por falta de pago en vez de una acción de reclamación de cantidad, por lo que la juez determinó que se podía desahuciar a alguien quien con anterioridad a la presentación de la demanda de desahucio ya había entregado las llaves sin tener ninguna renta pendiente. La sentencia también pone en relieve la conducta obstruccionista llevada a cabo por el Centro Comercial que rechazó injustificadamente la entrega de llaves del local y que no aceptó la resolución del contrato, estableciendo literalmente lo siguiente:“sería suficiente con no aceptar la voluntad manifestada de resolución por parte del arrendatario para que éste quedase obligado por el contrato hasta que la resolución fuese aceptada, esto evidentemente sería un desequilibrio prestacional que no puede ser amparado”

Ver el clipping